FAQ

Hemos estado recopilando para vosotros las preguntas más habituales e interesantes que nos han hecho nuestros clientes y amigos durante los últimos meses. Échales un vistazo, quizá a ti también te ayuden a conocernos un poco mejor

¿Tiene algún significado el logo de Bodega Somonte?

Si, es un caballo. Muy moderno y conceptual, pero un caballo al fin y al cabo. Representa nuestros orígenes en el mundo del vino y lo hemos elegido como imagen de la bodega para que nunca perdamos el rumbo ni se nos olvidemos de donde venimos, quienes somos y a donde vamos…

Nuestro abuelo comenzó en 1956 un pequeño negocio independiente de venta de vinos a bares y restaurantes cuando la mayoría de sus amigos se iban directamente a trabajar a las fábricas y a las minas de la zona. Para ello, contó con la ayuda de su fiel amigo "El Rubio", un potente caballo que le ayudaba en el reparto de la bebida en una época en la que España, casi no conocía los vehículos a motor. Se dice que nadie extraño podía acercarse a la puerta de la bodega cuando estaba el caballo porque era muy protector y mordía.

Ese mismo espíritu innovador en los negocios del abuelo, el carácter potente y protector de "El Rubio" y el respeto por nuestras raíces, es el que hemos querido para la imagen de Bodega Somonte.

¿Qué es eso de una bodega de garaje? ¿Por qué no hacéis vino en una bodega normal de esas grandes?

Si fuera barato y no hubiera que ir al banco… Pero como nos gustan poco los créditos, las hipotecas y trabajar continuamente con la “Espada de Damocles” apuntándonos a la cabeza, hemos decidido que la bodega de garaje familiar es el mejor sitio donde podemos estar para trabajar cómodos. Que los edificios por sí solos, no hacen mejor al líquido que va dentro de una botella.

¿Hay puntuaciones de críticos o premios que avalen vuestros vinos?

Nunca hemos enviado muestras a catas, certámenes, concursos, etc. Igual en el futuro sí lo hacemos, pero hasta ahora nos ha ido bien con el sistema de marketing más antiguo del mundo… El Boca a Boca. Aunque es mucho más lento que el otro, también es más barato y con el tiempo, más duradero.

¿A qué “Denominación de Origen (D.O.)” pertenecen vuestros vinos?

A ninguna. Ya hace unos años que cambió la Legislación Europea y actualmente podríamos conseguir la pegatina de un Consejo Regulador (contratando a un organismo certificador externo), pero hay dos cosas que odiamos… Pasar más tiempo con papeleos y burocracia que lavando barricas o trasegando, y encima tener que pagar por ello. Hemos pasado tantos años siendo un “Vino de Mesa sin DO”, que ya estamos acostumbrados… y así vamos a seguir; dando calidad y punto.

¿Por qué vuestros nuevos vinos sólo llevan etiqueta y no contra-etiqueta?

Al principio lo intentamos; una tarde nos pusimos con calma frente a un folio en blanco para crear una contra-etiqueta elegante que dijera cosas bonitas e interesantes sobre el vino y que nos ayudara a vender más botellas; pero tras varias horas escribiendo bobadas, nos dimos cuenta de dos cosas: 1) Que estábamos a toda costa intentando rellenar una contra-etiqueta, simplemente porque… “todos los vinos tienen una contra-etiqueta” y 2) Que lo nuestro no era la literatura, que nosotros nos dedicamos a hacer vino, y que si un vino habla por si mismo, los demás adornos sobran.

Si vuestros vinos son naturales, ¿por qué ponéis “Contiene Sulfitos” en la etiqueta?

Por comodidad, pero la próxima cosecha lo suprimimos. Siempre hemos elaborado vinos de forma natural, sin poner químicos ni productos al vino; sólo mosto de uva fermentado y envejecido en roble Francés, nada más. Lo hacemos por coherencia y por respeto a quien lo va a beber (que en muchas ocasiones somos nosotros mismos).

Para muestra, un botón: Este es un análisis real del S1 (descargar) y S2 (descargar) procedente de la Estación Enológica de Haro (La Rioja), uno de los pocos laboratorios Españoles acreditados por ENAC. Muestran índices de “Sulfuroso Total” menores de 20ppm, cuando el límite legal para muchos vinos dentro de la UE supera los 200ppm.

¿Porqué a veces encuentro sólidos en vuestros tintos?

Porque no filtramos. La unión antociano-tanino y posterior precipitación de estos al fondo de la botella es un proceso totalmente natural de cualquier vino y más si son de larga crianza.

Lo realmente raro no es su presencia, sino su ausencia (salvo que por tratamientos industriales de estabilización y varias filtraciones se le eliminen antes de salir al mercado por razones estéticas de cara al cliente). Como esos tratamientos -muy habituales hoy en día- machacan al vino y reducen su calidad natural, no los hacemos.

Intentamos más bien hacer llegar los vinos con la mayor pureza posible desde nuestra barrica hasta la copa del cliente, aunque haya algún pequeño poso en la última copa de la botella.